Se recomienda alinear los autos cada 10,000 kilómetros o dos veces al año. Se recomiendan alinear ambos ejes del vehículo, es decir la parte delantera y la trasera. ¿Por qué los dos y no sólo uno? Si uno de los neumáticos esta un poco abierto, cerrado o con una diferente inclinación, además de que crea un mayor desgaste sobre los demás neumáticos, ocasiona que el vehículo se comporte errático, es decir, que no sea tan preciso en sus movimientos, trayendo como consecuencia accidentes automovilísticos. Por seguridad o durabilidad de los neumáticos es importante hacer estas alineaciones. Recordá, cada 10,000 km o dos veces al año. ¡Que no sé te olvide! De esta manera tu vehículo será más seguro y el desgaste más parejo en tus llantas.

Ahora bien, en cuanto al balanceo, es muy fácil sentir cuando el auto está mal balanceado. Al llegar a ciertas velocidades, entre 80 y 100 km/h sentirás en el volante la vibración del vehículo, esto significa que el neumático tiene un “golpe” o que están desbalanceados. Lo recomendable es verificar cuál de las dos causas es:

Golpe:

Si es un golpe, debés cambiar el neumático. Es importante saber que éstos se cambian por par, es decir: si el neumático trasero izquierdo tiene este problema, tendrás que cambiar de igual manera el derecho.

Desbalanceado:

Si esta desbalanceado, obviamente hay que balancearlo. Así se evitará un desgaste irregular del neumático, además de no sentir esa molestia de las vibraciones en el volante. Otro beneficio del balanceo, es que se economiza bastante ya que se reduce el consumo de combustible, debido a que el neumático  se asienta perfectamente en el piso y no va bailando.