La dirección hidráulica es uno de los desarrollos tecnológicos más importantes del sector automotor, principalmente porque permite al conductor dirigir las ruedas del vehículo con mayor ligereza, le facilita reaccionar frente a imprevistos y ejecutar maniobras a bajas velocidades.

Generalmente se considera que los sistemas de dirección hidráulica requieren poco mantenimiento. Sin embargo, sus componentes deben ser sujetos a inspecciones periódicas, ya que están sometidos a desgastes, principalmente de las juntas de bola, nivel de fluidos de la bomba, mangueras y correas de impulsión de la bomba entre otras.