El rendimiento kilométrico de los neumáticos difiere, incluso en condiciones normales de uso, según hayan sido montados adelante o atrás, debido a que su trabajo no es el mismo.

Rote los neumáticos cada 8000 kms, en caso de neumáticos radiales, a fin de evitar el desgaste irregular y conseguir un mayor rendimiento y seguridad.