Se implementó el uso de sillas de seguridad para niños según su peso y altura. En esta nota encontrarás una guía para saber qué silla debe usar cada niño.

En enero de este año se hizo público la nueva medida de seguridad para que los niños viajen más seguros en el auto. El sistema se llama SRI que significa Sistema de Retención Infantil, los cuales pueden ser las conocidas sillitas o boosters (elevadores). La Ley 24.449 ahora modificada expresa que los niños deben viajar en el auto “con el sistema de retención infantil homologado al efecto, en relación con su peso y tamaño“. La noticia ha despertado algunos interrogantes pero si tenemos en cuenta que según la ONG Luchemos por la vida en 2017 murieron 7213 personas en accidentes de tránsito en Argentina, de los cuales se estima que el 6% eran niños menos de 9 años. Por cifras como estas es mejor prevenir y elegir el SRI adecuado para cada niño.

Para elegir el SRI adecuado para cada niño hay que tener en cuenta 2 cosas: el peso y la altura. Las edades son aproximadas, ya que en la realidad hay niños de 8 años que pueden tener estatura y peso de niños de 10 años y viceversa. Se han dividido 5 grupos de clasificación para los niños.

La FIA (Federación Internacional del Automóvil) indicó que en el 90% de los casos evaluados las sillas estaban mal instaladas en el auto, aumentando drásticamente la mortalidad infantil o lesiones provocadas en una colisión. Antes de comprar una silla para el auto, hay que fijarse bien si la misma se adapta al vehículo. Es útil leer el manual del auto o buscar las recomendaciones del fabricante antes de la compra. Pablo Azorín, jefe de seguridad y medio ambiente de la región IV (América Latina) de FIA comentó que la adecuada instalación de la sillita en el auto puede reducir un 80% la mortalidad y un 90% las lesiones provocadas ante un choque.

A la hora de comprar un auto se puede ver que los nuevos modelos desde hace 2 años hasta la fecha cuentan con el sistema Latch o Isofix que son anclajes fijos ya preparados para incorporar la sillita o boosters. Este sistema es muy recomendable porque reduje el movimiento de la sillita y la instalación de la misma es mucho más fácil. Si el vehículo no tiene incorporado este sistema, la sillita tendrá que ajustarse con el cinturón de seguridad de tres puntos.

Azorín refiere que lo mejor es que los niños vayan en el medio de la butaca trasera pero a veces los autos no tienen el cinturón de tres puntas, en ese caso debería ir detrás del asiento de acompañante. El cuerpo en la sillita no debe moverse más de 2,5cm.